jueves, 31 de marzo de 2011

Plan Marshall


General George Marshall
El 12 de marzo de 1947, el presidente estadounidense Harry Truman proclamó claramente su oposición al régimen soviético y a sus aliados, en el discurso conocido como "Doctrina Truman", y en el que exhorta al Congreso de Estados Unidos de la urgencia de ayudar a la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial, o se correría el peligro de una expansión comunista  y además se sumaba la amenaza de una enorme crisis económica norteamericana.

videoFragmento del discurso de Marshall
videoHarry Truman firmando el Plan Marshall

La forma de aplicar dicha doctrina se hizo a través del "Plan Marshall también conocido como Programa de Recuperación Europea (European Recovery Program o ERP).
Dicho plan lleva el nombre del General George Marshall, quien fuera Jefe del Estado Mayor del Ejército durante la Segunda Guerra Mundial, y  Secretario de Estado durante el gobierno de Harry Truman. En 1953 recibió el Premio Nobel de la Paz por su ayuda a la reconstrucción europea después de la Segunda Guerra Mundial con el Plan Marshall.
Aquí puedes encontrar el discurso completo en español: http://es.scribd.com/doc/52154464
Sello utilizado en lospaquetes
de ayuda del Plan Marshall

Tres meses después de que el Presidente Harry Truman anunciara su política de Contención del Comunismo y la ayuda a los pueblos libres, George Marshall dio a conocer en público el Programa de Recuperación Europea, el 6 de junio de 1947 en la Universidad de Harvard, centro al que había sido invitado el General Marshall para ser investido Doctor Honoris Causa"Por causa de honor"  título honorífico que concede una universidad a personas que se han destacado en ciertos ámbitos profesionales que no son necesariamente licenciados en una carrera)

Si bien es cierto que el gobierno norteamericano había concedido a Europa Occidental desde final de la guerra una ayuda de más de 4.500 millones de dólares, más otros 6.800 millones en forma de créditos, éstos no habían sido suficientes para poder mejorar la situación económica de los países asolados por la guerra.
Los europeos no podían organizar el flujo de mercancías debido a los grandes problemas de producción, de transportes de mercancías y de mano de obra.
Excepto en Gran Bretaña, la producción agrícola era inferior a la de 1938 a causa de la disminución de superficies y de rendimientos, y también por la desaparición de una parte del ganado. Mientras tanto, el desabastecimiento alimenticio y la falta de productos de consumo obligaban a mantener un severo racionamiento y favorecían las fuertes subidas de los precios.
George Marshall en su discurso afirmaba que la devastación de la economía europea hacía imposible que esos países lograran solventar sus gastos si no recibían ayuda externa: las necesidades de Europa para los próximos tres o cuatro años en alimentos y otros productos esenciales procedentes del exterior, principalmente de América, son tan superiores a su presente capacidad de pago, que tienen que recibir una ayuda adicional sustancial o enfrentarse con un deterioro económico, social y político de un carácter muy grave”.

La tarea que propuso George Marshall fue elaborar un plan de ayuda que permitiera devolver la salud económica al mundo, y con ello también construir bases sólidas donde cimentar la paz. 
 “Nuestra política no va dirigida contra ningún país, ni ninguna doctrina, sino contra el hambre, la pobreza, la desesperación y el caos. Su objetivo debe ser la vuelta a la vida de una economía operante en el mundo, de forma que permita la aparición de condiciones políticas y sociales en las que puedan existir instituciones libres”.
De esta afirmación se desprende la posibilidad de que el plan ayudara también a los países de la Europa Oriental.
En el discurso, Marshall destaca la necesidad de que la petición de ayuda provenga de los países europeos, es decir, son éstos los que deben evaluar sus necesidades y organizarse para solicitar la ayuda que Estados Unidos está dispuesto a entregar. 

La respuesta por parte de los países europeos no se hizo esperar. Tras un primer intercambio de puntos de vista entre franceses, británicos y soviéticos, se decidió responder a la propuesta norteamericana convocando una reunión en París el 27 de junio. En esta reunión quedó en evidencia que la URSS no participaría, Stalin consideró que si aceptaba la ayuda de los Estados Unidos se acrecentaría la influencia de este país en las zonas bajo su dominio, por lo que obligó a todos los países bajo su influencia a que lo rechazaran.

Por su parte, el conjunto de países occidentales que sí habían aceptado la ayuda propuesta, constituyeron en julio un Comité Europeo de Cooperación Económica (CECE), encargado de elaborar un informe sobre las demandas que desde Europa se podrían hacer a Estados Unidos.
En septiembre de 1947 se presentó “el Informe de París”. En él se establecían 4 objetivos:
a) aumento de la productividad agrícola e industrial hasta alcanzar los niveles de antes de la guerra
b) estabilidad financiera;
c) cooperación económica entre países participantes 
d) solución al problema del déficit en dólares a través de la expansión de las exportaciones.
Cargando alimentos                             Descargando trigo en Holanda

 
Empresa Massey Harris   


                Desfile en Holanda
       
Este plan de ayuda económica y técnica para promover la producción industrial y agrícola, tenía como principal virtud el que por medio de él se podía sostener el superávit de las exportaciones estadounidenses y al mismo tiempo fortalecer las economías de las naciones prooccidentales, calmando el peligro de la atracción del bloque socialista.

Entre 1948 y 1952 el plan aportó casi 17.000 millones de dólares a un total de 16 países, de los cuales 9.000 millones fueron donaciones; así mismo EE.UU compraba los productos europeos de exportación a muy buenos precios.
En resumen, los efectos políticos se manifestaron en la división de Europa en dos bloques claramente delimitados.
Mientras que los efectos económicos se reflejaron en la rápida recuperación económica experimentada por los países beneficiados por la ayuda prestada por Estados Unidos. 
La inyección de capitales norteamericanos permitió la recuperación rápida de los países beneficiados. No obstante, en los aspectos sociales la valoración es diferente. Si bien es cierto que uno de los aspectos destacados por el Plan era la necesidad de mejorar la situación social de los trabajadores, éstos no eran una de las primeras prioridades, sino que existía una presión de los administradores norteamericanos sobre los gobiernos europeos para que adoptasen una política de saneamiento basada en la reducción del gasto público, el equilibrio de los presupuestos, la estabilidad monetaria, estableciendo unos márgenes elevados de beneficios a favor de los inversores.
Las consecuencias de estas políticas fueron la reducción de los gastos en servicios sociales, las rentas bajas y los bajos niveles de consumo para las clases trabajadoras. Por tanto, lo que hizo el Plan Marshall fue poner de pie la desgajada economía de la Europa Occidental, lo que no significó que todos sus objetivos proclamados se hayan cumplido.
Se cimentó un régimen de intercambio e interdependencia que también favoreció la expansión norteamericana en el plano económico y una mayor presencia en plano político y militar.

Fuente: Historia VI El mundo actual. Editorial Santillana
              http://www.es.wikipedia.org/
              http://www.lasegundaguerra.com/

Elige dos afiches, uno a favor y otro en contra del Plan Marshall y comenta lo que veas...



La intolerable ingerencia de EE.UU en los asuntos europeos








No, Francia no será un país colonial
Americanos en América


Cemento de Europa








martes, 22 de marzo de 2011

Humanismo


El Humanismo es un movimiento cultural surgido en Italia durante el siglo XIV, y extendido por Europa en la primera mitad del siglo XVI. Se caracteriza por:

 El ser humano adquiere un gran protagonismo al convertirse en el centro del mundo y de la cultura, y protagonista de los acontecimientos históricos. Es por tanto una concepción antropocéntrica que exalta los valores del hombre, el individuo y la razón, a diferencia de la visión teocéntrica característica de la época medieval.
La meta era convertirse en el HOMBRE UNIVERSAL versado en muchas disciplinas. Como ejemplo clásico de este hombre universal se considera a Leonardo da Vinci, durante sus 67 años de vida, Leonardo dedicó su esfuerzo al desarrollo de la ciencia y la técnica en campos tan diversos como la pintura, la escultura, la anatomía, la hidráulica, la ingeniería, la óptica, la mecánica, la geometría, la astronomía, el diseño, la urbanística y otros.

Autorretrato de Leonardo da Vinci              



Antiguamente las explicaciones de todos los temas giraban en torno a lo religioso o a la superstición. Pero algunos intelectuales de la Edad Moderna sabían que en la Antigüedad ya se habían respondido todas las preguntas.
Los Humanistas buscaban explicaciones racionales sobre la naturaleza y el mundo que los rodeaba. Buscaban inspirarse y aprender de la cultura antigua, pero la mayoría continuaba siendo muy cristianos.
Pudieron recuperar obras escritos por griegos y romanos, como de Platón y Aristóteles, y las tradujeron e introdujeron en las universidades, con la ayuda de la imprenta.

 Una nueva visión del ser humano y del mundo basada en el estudio de la antigüedad clásica como fuente del saber y su conciliación con los valores cristianos.

- Este movimiento se difundió gracias al invento de la imprenta moderna, por el alemán Johannes Gutenberg, siendo el primer libro impreso la Biblia.


-También tuvo mucha importancia la emigración de artistas e intelectuales tras el ataque de los turcos otomanos y posterior caída del Imperio Bizantino.

Entre los humanistas más destacados se encuentran: 

-Dante Alighieri. (1265-1321)Poeta y político florentino. Autor de " La Divina Comedia".

- Francisco Petrarca. (1304-1374). Poeta, historiador, arqueólogo. Primer Gran Humanista.                 




                                                                          
- Erasmo de Rotterdam. (1466-1536) holandés. “El Elogio de la Locura”.



Tomás Moro. (1478-1535) Sacerdote Inglés. Escritor de  “Utopia”.



 
 - Nicolás Maquiavelo (1469-1527). Político e historiador italiano. Autor de “El Príncipe”.



Fuentes: -EL MUNDO MODERNO: EUROPA, AMÉRICA Y LA BANDA ORIENTAL EN LOS SIGLOS XVI alL XVIII. Colecciones Pasado Presente. Segundo año, tomo uno, c.b.u (María A. Galina, Olga Núñez, Cristina Siniscalco, Sara  Abadie, Mary Sandrin.)